NUESTROS ALUMNOS CON LOS STRADIVARIUS DEL PALACIO REAL

El pasado martes 7 de noviembre un grupo de profesores y alumnos del CIM tuvimos el placer de asistir al concierto de cámara que se celebró en el salón de Columnas del Palacio Real, invitados por gentileza de la Casa del Rey, en el que el Cuarteto Casals hizo sonar los stradivarius de la colección Real. 

Pudimos disfrutar de un magnífico concierto, con unos intérpretes e instrumentos de auténtico lujo.

EL CUARTETO CASALS.

Abel Tomás y Vera martínez Mehner, violines. Johnathan Brown, viola y Arnau Tomás, violonchelo, forman el Cuarteto Casals en el seno de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en el año 1997.cuarteto casals comprimido Ha sido definido como el cuarteto del nuevo milenio por la Stard Magazine y está considerado como uno de los cuartetos de cuerda más importantes de su generación.alumnas con cuarteto casals comprimido

En reconocimiento a su posición de primer cuarteto español con una importante carrera internacional, elgrupo ha recibido entre otros muchos, los galardones Premio Nacional de Música y Premio Ciutat de Barcelona. Es Cuarteto Residente en Patrimonio Nacional y ha sido invitado para acompañar a los Reyes en visitas diplomáticas en el extranjero y para tocar con los stradivarius de la Colección Real

UNA COLECCIÓN ÚNICA.

Antonio Stradivari ( Cremona, 1644-1737) fabricó más de mil instrumentos de cuerda que han corrido suerte varia. Han sobrevivido alrededor de seiscientos cincuenta, prácticamente todos de factura perfecta y sonido prodigioso. El propio stradivari decoró algunos de ellos primorosamente, fileteando el contorno de las tapas superior e inferior con instrustaciones de marfil y cubriendo de arabescos y figuras de animales y de cupidos los aros y clavijeros.

08102012 cheloPalacio detallecomprimidoDe estas maravillas han llegado a nuestros días únicamente once: los cinco de la Smithsonian Institut ( los violines Greffhulhle, Ole Bull, Hellier y Sunrise y la viola Axelrod), el violín Potter del Musea Ashmolean de la Universidad de Oxford, el violín Rode de un coleccionista privado y , naturalmente, el conjunto de dos violines, viola y violonchelo del Palacio Real de Madrid, los instrumentos llamados "españoles", "palatinos" o " de la colección Real".

Entre todos ellos sólo hay un violonchelo, el de Madrid, lo que convierte al de la colección palatina en el único cuarteto de stradivarius decorados por su autor. 

Existe también el llamado Cuarteto Axelrod, hoy en la Smithsonian, cuyo violonchelo es el Marylebone, un stradivarius cuyo dueño hizo decorar recientemente tomando como patrón los arabescos del violonchelo de Madrid. Y hablando de violonchelos, el Palacio Real custodia otro, un espléndido setradivarius sin decorar de 1700.

Lo verdaderamente importante desde el punto de vista musical es que el de Madrid es, propiamente dicho, el único conjunto de instrumentos de cuerdas, ornamentado  o no, creado por Stradivari como conjunto, con el propósito de que sonaran a la vez. No son cuatro instrumentos reunidos por coleccionistas, sino un cuarteto, un conjunto, y nació para serlo. Lo que significa que en este caso- y sólo en este - la consecución de un color sonoro común, que es una de las tareas más difíciles que afrontan los cuartetistas, no es solo cometido de ellos, sino también, a trescientos años de distancia, del constructor de los instrumentos. violín stradivariuscomprimido

Aunque su etiqueta indique 1709, Stradivari construyó estos instrumentos seguramente en la última década del seiscientos, quizá en dos impulsos creativos, puesto que en los dos violines la decoración de los aros está incrustada, mientras que en la viola y el violonchelo está dibujada con tinta china. El conjunto nació como como quinteto de dos violas, una de ellas tenor y la otra contralto. En 1702, estando en Cremona el joven Rey Felipe V, Stradivari le ofreció el quinteto, pero la operación no llegó a realizarse por motivos aún no aclarados. Los instrumentos no salieron del taller familiar de los Stradivari hasta que, tres cuartos de siglo después, en 1772, Paolo, hijo de Antonio, los vendió a la corte española para el servicio del Príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV, violinista aficionado y gran amante de la música de cámara. Desde entonces este conjunto se conserva en el Palacio Real, excepto por la peripecia de las violas, que desaparecieron con la retirada de las tropas napoleónicas. De una de ellas, la grande, no se ha vuelto a saber. La otra, más pequeña, tuvo diversos dueños hasta que fue comprada por Patrimonio Nacional a la casa Hill de Londres en 1951.

Desde entonces, España vuelve a ser sede de un conjunto que es, por una parte testigo de la historia y , por otra, magnífico instrumento de cultura...El cuarteto se convierte, además, en instrumento vivo de cultura al estar expuesto habitualmente a la admiración de los visitantes del Palacio Real y al sonar regularmente, en conciertos abiertos al público...Se trata de que todos podamos acceder a la experiencia de los Stradivari de Palacio en su máxima expresión: la belleza de sus líneas y ornamentos, la excepcionalidad de su condición y la razón de ser y el carácter literalmente único de su sonido conjunto.

De las notas al programa, Álvaro Guibert